El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha denunciado a un vecino de Santa Brígida (Gran Canaria) por un delito de maltrato animal, tras comprobar las "pésimas condiciones" en las que mantenía a 18 podencos en unas perreras anexas a su casa.

Con la ayuda de una veterinaria del Ayuntamiento de Santa Brígida, los agentes pudieron comprobar que cuatro de los 18 perros presentaban una "extrema delgadez", además de dificultades para moverse o mantenerse erguidos, heridas o llagas de posicionamiento, según ha informado hoy la Comandancia de Las Palmas.